13 maneras de estropear una noche de sexo prometedora

0

No todas las personas somos iguales, eso es un hecho. Las hay más sensibles, las hay más despistadas, más románticas, etcétera. Y esto se puede ver incluso en una noche de sexo. De ahí que después de una noche intensa haya parejas que no se vuelvan a encontrar y otras que sí. Nada ni nadie te podrá garantizar que después de un encuentro sexual con alguien, esa persona quiera repetir pero sí que puedes aumentar las posibilidades de que lo haga evitando cometer algunos errores muy comunes y muy molestos. Te presentamos 13 maneras distintas de estropear una noche de sexo prometedora para que no sucumbas.

1.- Besar mal

Bueno, seguramente nos dirás que cómo vas a saber cómo debes besar. Bueno, no podemos enseñarte evidentemente pero lo que sí podemos decirte es cómo no debes hacerlo: a destiempo, de forma muy brusca y especialmente importante, babeando. Esto último es muy desagradable y a nadie le gusta. Intercambio de saliva debe haber, pero la justa.

2.- Tocar sus partes de forma brusca

Los genitales son zonas MUY sensibles por esta razón no debemos tocarlas con brusquedad y  pese a que todos contamos con la ventaja de la propia experiencia, es un error muy común. Hazlo con cuidado.

3.- Ir al grano

Bueno, hay momentos y situaciones en las que por tiempo o por las circunstancias se va muy rápido pero siempre que haya tiempo, es mejor dedicar un poco al menos a los preliminares.

4.- Quedarse enganchado a los pezones

Si hay algo que puede resultar muy molesto para la mujer es que se queden enganchados/as a sus pezones. Hay que tocarlos y estimularlos pero sin abusar.

5.- Hacerle un chupetón

Es indiscreto, está pasado de moda y resulta muy molesto. Mejor evitarlo.

6.- No asearse

El aseo no solo implica la limpieza sino también lo que está relacionado con la depilación. Causa muy mala impresión ir sin afeitar o sin depilar a una cita sexual y puede ser una razón más que de sobra para que la otra persona se sienta muy incómoda, sobre todo si no te conoce apenas.

7 Embestir en vez de penetrar

Una cosa es penetrar y otra cosa es embestir de manera brusca. Eso causa molestias que es mejor evitar. Lo que queremos es que nuestra pareja disfrute y nos recuerde con ganas y no por un dolor que le hemos provocado.

8.- Insistir en no usar protección

Una relación sexual es un consenso. Es muy desagradable insistirle a una persona para que tenga relaciones sin protección generándole un sentimiento de malestar por tener que decir que no a la insistencia o, si acepta, de remordimiento de conciencia por haber expuesto su salud. Seamos responsables y, sobre todo, seamos respetuosos. Hay cosas que no se debe esperar hacer con sexo de una sola noche o de dos, o de tres.

9.- Hacer preguntas incómodas

¿Te ha gustado? ¿Crees que mi tamaño está bien? ¿He hecho bien esto? ¿Cómo era tu última pareja sexual? ¿Lo hacía mejor que yo? No te interesa el pasado de una persona ni tampoco que tu amante sea quien resuelva todas tus inseguridades. Es normal que te preocupes por que haya disfrutado pero esto puedes intuirlo con sus gestos y expresiones.

10.- Intentar hacer algo que no sabes si la otra persona quiere

Creo que esto es uno de los puntos más importantes, sobre todo cuando dos personas no se conocen demasiado. Al no saber cómo reaccionará la otra persona es mejor ir con cautela antes de iniciar una práctica sexual como, por ejemplo, sexo anal, sexo oral con terminación en la boca, meter algún dedo por lugares no explorados, etcétera. Es mejor ir con precaución y tantear el terreno sutilmente que obligar a tu pareja a decir que no e incomodarla.

11.- Dejar toda la responsabilidad en la otra persona

No tomar la iniciativa y esperar a que la otra persona lo haga todo es también un punto muy negativo que deberías evitar. Mejor si es algo en lo que participan y muestran interés los dos.

12.- Agarrar al cabeza de la otra persona cuando te practica sexo oral

Esto vale para chicas y chicos aunque normalmente son los chicos quienes suelen hacerlo más. Es incómodo y la otra persona se siente ‘obligada’ en lugar de sentir que te está dando placer con sus propios recursos, es decir,  a su ritmo y manera.

13.- Terminar y dar por finalizada la relación

Una relación sexual implica a dos personas y, por tanto, si una de las dos partes no está satisfecha, la otra tiene la obligación, a menos moral, de ayudarle a que termine y sin que suponga una cortada para la otra persona. Hay que mantener el ambiente tal cual estaba hasta que haya terminado. Es lo justo.

Ahora sí, estás más que listo/a para aumentar las posibilidades de que un encuentro con esa persona que tanto te gusta vuelva a repetirse. Si te animas, déjanos tu feedback y ayúdanos a aumentar nuestra sabiduría.

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

Deje una respuesta

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies