Cómo es la mamada perfecta

Hace unas semanas hablábamos de cuáles eran las claves de una felación perfecta y sabemos que es un tema que preocupa bastante. ¿A quién no le apetece ser un buen amante y ver disfrutar a su pareja? Por eso, nos hemos decidido a hacer un post relacionado pero desde una perspectiva diferente. Desde la perspectiva de cómo es una mamada perfecta.

  1. La mamada perfecta debe ser húmeda

Así es. ¿Alguien se imagina una felación seca? ¡Qué horror! Si la saliva o la lubricación es la sal de la vida en este sentido. Tampoco se trata de babear sin control sino de aportar la lubricación justa y necesaria para que tu lengua pueda trazar un buen recorrido y provocar sensaciones muy placenteras.

  1. Debe ser consciente

¡Vaya obviedad! ¿No? Pues no es obvio, creednos. Estar felando un miembro y mentalmente haciendo la lista de la compra no creemos que te proporcione muy buena resultados. Ten la cabeza en lo que estás haciendo y en perfeccionar cada movimiento. Estate atent@ a sus expresiones y gestos para ver qué le gusta más.

  1. Debe ser juguetona

Arriba, abajo, arriba, abajo. ¡No! Eso es muy aburrido. Hay que pasar la lengua por sitios prohibidos, mover las manos de diversas maneras, poner caritas, abrir la boca, sacar la lengua y pasarla de arriba abajo. En fin, jugar, explorar, ser traviesos…

mamada-perfecta-cómo-hacerla

  1. Debe ser rítmica

Ahora pensarás que este punto se contradice con el anterior pero nada que ver. La idea es que empieces jugando y probando todo tipo de ritmos y movimientos pero sobre todo si lo que quieres es que haya un ‘final feliz’ vas a tener que encontrar el ritmo perfecto.

Fíjate en sus expresiones constantemente, en sus reacciones. Así podrás notar cuál es el ritmo que más le gusta. ¿Lo tienes? Entonces ahora mantenlo. Varía durante unos segundos si quieres darte o darle un descanso y luego vuelve a la misma forma y al mismo ritmo hasta que ¡boom! Ya sabes lo que viene después.

Cuatro consejos, solo cuatro bastan para hacer una mamada perfecta, como ya has visto: lubricar, poner plena atención a lo que hacemos, innovar y jugar y por último encontrar el ritmo perfecto para provocar ese final esperado.

Y ahora que lo sabes todo para hacer una mamada perfecta, ¡ya estás tardando en ir a practicar!

Cómo es la mamada perfecta
5 (100%) 1 voto

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

      Deje una respuesta

      Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

      ACEPTAR
      Aviso de cookies